Juan A. Carreño

Juan Antonio CarreñonClemente
Profesor en la Escuela Universitaria de Turismo de Lanzarote (Universidad de las Palmas de Gran Canaria)
Impacto de la organización de eventos deportivos en Canarias sobre la actividad turística. el Ironman de Lanzarote
Doctor en Educación Física. Máster en Gestión y Dirección de Organizaciones Deportivas. Profesor de la EUTL en las materias relacionadas con el turismo deportivo. Profesor del Máster Internacional de turismo de la ULPGC. Organizador del Ocean Lava Fuerteventura y de Famara Total. Deportista de pruebas de resistencia entre las que se encuentra el Ironman de Lanzarote, TRANSGRANCANARIA 360, PTL y TRANSVULCANIA entre otras. Publicaciones relacionadas con la gestión y explotación de productos deportivos en el sector turístico.

Lanzarote recibió durante el año 2018 un total de 2.915.727 turistas extranjeros y nacionales, quienes realizaron un gasto medio diario en el destino que se sitúa en torno a los 35,71 euros. En este sentido, un 7,5% de los turistas que visitaron Lanzarote lo hicieron por motivos deportivos; en concreto, un 3,6% lo hizo por la oferta de turismo activo, un 1,7% por las actividades náuticas, el 0,4% por golf y un 1,8% por otra oferta deportiva. En cifras absolutas fueron 175.405 los turistas que viajaron a Lanzarote por motivos deportivos en 2018.

Así, los eventos deportivos, y su análisis, se presentan como fórmulas importantes a la hora de hablar de oferta recreativa y deportiva en un destino turístico.

Para ello, si analizamos detalladamente a los participantes y público en el Ironman de Lanzarote, así como la valoración que los mismos realizan de los servicios y características del evento, observamos que dibujan un perfil claro de consumidores de este producto. Sigue siendo necesario que las políticas generales dedicadas al turismo deportivo -y concretamente a los eventos de gran calado internacional- continúen ejecutándose y evolucionando como elementos claves en la competitividad de destinos turísticos consolidados, como es el caso de Lanzarote.